Fagocitación I

mayo 3, 2008

Nadie sabía muy bien el papel del otro, pero estaba claro que todos queríamos chuparnos con pajitas el cerebelo. Yo me encontraba ahí, caído de la nada, fagocitando un trozo de pizza, a la vez volante de procraz bólido, las más de las veces suave masa de doble cara. Pedíamos a Jano, el Dios de los finales y los comienzos, un medio de transporte. La noche se cerraba como una cama plegable mientras unos cuerpos se retorcían en una solución ocupacional muy mona. El yantar todavía no había salido del armario camino a mis fauces. Y ahí estaban: el fotógrafo, su modelo y un tipo que asomaba a unas faldas encanecidas. Yo ofrecía mi cabeza al politeísmo de los corazones, necesitábamos regresar, como se dice, a casa.

Y gemíamos -yo solo- y pedíamos, y escribíamos -muy mal- alguien hizo alguna que otra foto. Alguien dijo que dos líneas inacabadas es un verso, que una idea paralizada es una fotografía y que al fin y al cabo, la última pincelada la da el tiempo. Andábamos con los relojes atados al cuello, y los segundos pesaban, pesában mucho. Íbamos de culo con la hora. Si Bukowsky levantara cabeza… No estábamos lo suficientemente jodidos.

Yo llevaba la imagen que nos podía salvar. Yo solo traje la imagen, ellos hicieron esto:

Título: Natillas con suspiros de monja. Receta casera. Para 6000 mill. de personas aprox. Ingredientes: N, T y R.

Sí, no teníamos nada mejor que hacer.

Aviso para lectores:

El Cabaré Voltaire es una enfermedad de fácil contagio, fagocitadora de todo tipo de imbecilidades. El Cabaré Voltaire es el grito por la contradición una y luego cero. Nadie ha visto esto, pero siempre puede salir a la venta. Precio de salida: 20 cent. Los precios de la vida son gratis, pero somos especuladores. Cabaré Voltaire es el bufete de abogados en tu nuca, es un revolver descargado que hace sonidos. Toda imagen será adorada. Nuestros símbolos son claros: Abogamos por el bigote, la perilla y el masajea-coños. Viva el Cabaré, digo muera. Y sobre todo,
no se os olvide la receta de la abuela:
-Pan de Oro
-Cuenco majo
-100 gr de harina
-Agua bendita
-(Tercera) pierna de santo

Bon Apetit!

E.C.

Anuncios

4 comentarios to “Fagocitación I”

  1. Anónimo2 Says:

    Aquí va mi respuesta a tu reclamación ;)

    A tí no puedo criticarte. Ese estilo tuyo es superior a mí. Tan surrealista, con ese toque de locura y un ritmo y un avance inesperados. Cada palabra pasa a ser independiente del contexto y casi toma un significado nuevo. Me encanta ^^

    En cuanto al Eros… no sé si el motivo de los admiradores será él, pero está claro que su entrada en este blog depende de la única dama que hay aquí. Yo no la conozco, así que no puedo decir mucho XD.

    Llego a saber que erais tan celosones y no le escribo nada a lunaentresombras…

  2. inavas Says:

    No somos celosos, es humor XDDD

  3. Javier Says:

    Por que chingados usan así la imagen de mi Santa madre la virgen María. por que no rallan la de su madre y dejan de joder a mi religión, seguro ustedes son los que hablan de la libertad de expresión de pensamiento , sin importar un comino pisotear a la demás gente.

    Piden libertad mientras pisotean la de los demas.

    esta jodido!!!! ¿No?

  4. ElRetaguardias Says:

    Querido Javier.
    No pretendíamos chingar, ni ser chingados por nadie.

    Sentimos mucho las molestias causadas. Desde luego la imagen de esa (tu) madre, es también la de la mía. Considero que el pasado histórico religioso lo compartimos ambos. Cómo lo interpretemos, es otra cosa diferente.

    Eso sí, no te equivoques, no hemos insultado a nadie. Si te has sentido ofendido te ruego que nos disculpes. Tampoco creas que hemos pisoteado tu libertad de expresión. Tu continuas expresandote, insultándonos incluso, y nosotros no deseamos impedirtelo. Por supuesto que mantenemos tu libertad, tu libertad de elección y defensa de tus valores.

    Es más, esta libertad que te otorgamos es muy superior a la que te pueda dar cualquier madre espiritual. Nuestra libertad de elección es muy superior a la que propugna tu religión, que permiteme que desde mi libertad diga -y tal vez me equivoque- MIENTE. Miente otorgándoos un dogma
    que aceptais fielmente. Me parece perfecto, y lucharé a muerte por tu libertad de elección y defensa de tu religión. Permitenos entonces a nosotros no pertenecer a ninguna.

    No pisoteamos a la gente, pisoteamos a los símbolos, símbolos sin nombre, ni persona. Porque, perdona que te diga, esa (tu) madre, no es una persona, ni tampoco es tu madre ¿Acaso eres hijo de la virgen maría? Lo dudo.

    En todo caso el único que podría sentirse ofendido es el autor del cuadro, pero mira por donde, es un cuadro Anónimo del siglo XVI, pintado por un hombre que, como me atrevo a suponer, ya está muerto.

    De todos modos, si tanto ofendo a esas divinas personalidades, mándales mis datos personales y
    ¡qué se recaiga sobre mi la ira celestial!

    Creo que ya hemos terminado la discursión.
    Muchas gracias


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: