Posts Tagged ‘besos’

Variaciones sobre un be(r)so

junio 15, 2008

besandonos a oscuras, esto es un ejercicio inútil desfilando entre los versos;
besando a oscuras, un minuto claro, una habitación empantanada;
entornando, tocando con los labios, con los ojos ya me arrugo
ante el cartón mojado de tu lengua
-yo lo inventaré algún día-
fesaciendose como las hojas secas en mi mano,

poco a poco

, ni la erosión del cuero, ni la escarcha bajo las uñas,
tal orgía que continuamente enferma y se lubrica,
tal martirio regulado, un entrecortado tacto
-me queman los verbos en mi mano-

poco a poco

, penetrando entre la concha de tus labios
desde mi traquea la palabra
-yo te cedo esa palabra-
atragantada con el precipicio de un punto y coma,

poco a poco

, la caida de la especie concienciada con su vértigo,
pausada que se asoma a su designio enamorado,

poco a poco

, y el placer será una escuela sin esclavos,
el silencio de los nuevos partos sin gemido,
pues lo que no pierden nunca recordaron,
siquiera situaron con nombre alguno,

poco a poco

, es la cuarta persona del verbo,
que no será persona ni verbo,
que no será, que no es,
que no, NO,

poco a poco

, cuando las ascuas apaguen estos surtidores
con mas fuego,

poco a poco

cuando me olvide de este instante, de este beso, de esta vida entre labios,

poco
a
poco

, que tus labios cortados sean el “aun” de este encuentro

cuando,
poco a poco
, la ausencia
deje paso a la parsimonia

pocas palabras restarán entre los besos

;

Besando a la amada futura

abril 8, 2008

Nos besamos en la oscura habitación de un segundo,
entornando los ojos ya presiento
el cartón mojado de tu lengua
deshaciéndose como la orgía inocente
que el roce del cuero,

poco a poco,

lentamente desgastando el granel de las articulaciones líquidas.
El gusto, por ejemplo, un erizo de papilas gustativas
se despereza en la letanía del himeneo petulante.
Resuenan las proposiciones de martirio.

poco a poco,

yo digo,
que los errores nos lleven al conocimiento de la idolatría
y las inclinaciones del matrimonio

poco a poco,

yo digo
sin alcohol, descendencia, sin sentimiento alguno,
actuar, viniendo por un camino blanco,
germinar en la infertilidad suma de la leche.

Amamantas al tumor del miedo
-las enfermedades venéreas son nuestra recompensa-
como un pecho anciano renovado -¿para qué?
si mis bastardos no se iniciarán en lo aguardado de todo, fin de todo
neófito que reste cual muñeca o marioneta
emasculado por el insomnio erótico del será, será y su espera.

Pero el mundo es eterno,
como los fluorescentes en las casas de putas por regentar,
de todas maneras nunca he sido un putero.

Dicen:
el ovalo de un pecho tiene un epicentro
de descargas, al tocarlo
te recuerdan de donde nunca perteneciste
y como no hay nada mejor que recompense.
Ésta es la G de la palabra gónada,
una carta sellada con dirección -este verso.

Y aquí estoy, como una torre engastada en la sabana
en este 

verso o el siguiente,

poco a poco,

entrecerrando mis campos a una sola pestaña,
media pestaña o menos

y ahora me doy cuenta, que por mucho que mires,
yo cierro los ojos, nos besamos a oscuras,
y tu ya no existes.

Besada por E.R.